Los bebés tienen un cuero cabelludo sensible y un cabello muy delgadito (algunos casos). Algunos nacen peloncitos, mientras que otros mucho cabello. Por eso como padres, debe tener algunas preguntas sobre el cuidado del cabello del bebé. El color y la cantidad de cabello de un bebé al nacer se debe en gran parte a la genética. Por lo general, el crecimiento del cabello ocurre alrededor de la semana 30 del embarazo.

Las hormonas también juegan un papel en la cantidad de cabello que tiene un recién nacido. Dentro del útero, los niveles de hormonas son altos, lo que puede acelerar el crecimiento del cabello.

Lavar el cabello de tu bebé a diario podría quitarle los aceites necesarios y hacerlo quebradizo y seco. Intente lavarse el cabello una vez a la semana para comenzar y aumentarlo a dos veces por semana si nota que se vuelve grasoso más rápido.

Peinar, cepillar o masajear suavemente el cuero cabelludo del bebé también puede estimular el crecimiento del cabello. Esto se debe a que el aseo regular puede aflojar la costra láctea y eliminar la piel seca.

Si bien hay una tonelada de productos para bebés en el mercado, es mejor omitirlos hasta que su bebé sea un poco mayor. Usa los productos más simples y naturales como el aceite de coco, aguacate o almendras. Pon un poco en la palma de tu mano y pásalo por el cabello del bebé con los dedos.

Cuando seque el cabello de su bebé después del lavado con champú y acondicionador, sea lo más suave posible. Use una toalla suave para secar ligeramente su cabello.

¡Sigue nuestras recomendaciones: Greñuditos Estética Infantil!